Entrevista, Indumentaria

«Se vale soñar», dice Leonel Solís, el ciclista cazador de tormentas y sueños cumplidos

Por el periodista Osvaldo Calderón. 
Contacto: ocabo86@gmail.com

Uno de los mejores cascos de la alemana Abus es el ‘Stormchaser’, traducido al español como «cazador de tormentas». Una persona que lleve este adjetivo se caracterizaría por no tener miedo de enfrentarse a gigantes y, en lugar de ello, ser alguien con mucho coraje ante las dificultades de la vida. Ese es el caso de este ciclista, quien acumula más de una década de pedalear sin manos.

Unos 30 minutos habían transcurrido desde el terremoto de Cinchona, en enero del 2009, cuando —alrededor de las 2:00 p. m.— un cortocircuito le cambió la vida de manera drástica a este herediano. Su espíritu de lucha, su pujanza y una actitud llena de valor lo llevó a seguir practicando deporte, a pesar de quedar sin parte de sus estremidades superiores.

Este isidreño disputó en noviembre de 2018 —sin sus manos— su tercera Ruta de los Conquistadores (quinta en total), una de las carreras por etapas en modalidad de montaña más exigentes del planeta.

Así carga Leonel Solís su bicicleta montañera al tiempo que mira lo verde del paisaje herediano. Fotografía: Alonso Tenorio

Hace más de dos décadas que practica ciclismo, tanto recreativa como profesionalmente. Sin embargo, su primer contacto con este vehículo amigable con el ambiente fue de niño. En esas épocas, las condiciones económicas eran desfavorables y su familia no tenía para comprarle una.

La oportunidad de iniciarse en este mundo desde joven se tornaba como un espejismo. Eso sí, siempre le gustó agitar su corazón: corría, andaba con bicicletas prestadas y no fue sino hasta entrado en los treintas que pedaleó más en serio.

El bello y pintoresco cantón de San Isidro, en Heredia, ha sido su hogar desde siempre. Esta historia trata acerca de un conquistador de pedales. Su nombre es Leonel Solís Zúñiga, un cazador de tormentas que las ha convertido en metas por lograr y en sueños cumplidos.

Video:

La seguridad en la cabeza es lo más importante al practicar ciclismo. Abus es una reconocida marca alemana con gran respaldo en este ámbito. Video: Osvaldo Calderón

Amor al ciclismo.

—Al carecer de una bici propia durante su infancia y juventud, ¿cómo entró a este deporte?—, le pregunté.

—Don Álvaro Azofeifa y su hijo, Alberth, siempre me prestaban una buena bicicleta, pero un día me motivaron a comprar una a pagos en el Ciclo Boutique. Les hice caso y aunque era sencilla, así me inicié.

—¿Andarla prestada conlleva riesgo para quien la usa y amistad verdadera para quien la cede?

—Sí, yo les agradezco mucho a ellos porque ya tengo años que me ayudan con patrocinio y prácticamente son los que me han apoyado con esto del ciclismo.

Leíto siempre visita a sus amigos de Ciclo Boutique, empresa que le ha ayudado a salir adelante, mucho antes de sus accidentes. Fotografía: Osvaldo Calderón

Al año y medio de sudar esa primera bici, Leonel se inscribió en la Ruta de los Conquistadores 2002.

Los entrenamientos se hacían cada vez más constantes y rigurosos. La disciplina crecía. Volvió a esa carrera en 2004. “Yo me inicié en ciclismo de montaña y corrí muchos años cuando tenía mis manos”, cuenta.

—Leonel, ¿cómo fue esa experiencia?—, continué.

—Gané la endurance, fui campeón nacional y de hecho me había gustado más (mountain bike) porque es más aventurero. Actualmente, me dedico a lo que es ruta por mi condición de paraciclista en la que compito a nivel mundial (donde solo existe en esa modalidad).

Pérdida y esperanza.

—¿Cómo fue lo del accidente?

—En el 2009, para el terremoto de Cinchona yo tenía un tallercito de estructuras metálicas. Estaba trabajando…

Media hora después del meneón, este isidreño recuerda que jaló una pieza metálica, generó un arco eléctrico y fue a dar al suelo y al hospital. “Me tuvieron que amputar las manos”, agrega.

—¿Por qué ciclismo y no atletismo u otra disciplina que no requiriera de manos?

—Yo estuve hospitalizado en el INS durante dos meses y en ese momento tenía un grupo de amigos con un equipo. Daniel Sánchez, que le gustaba meterse en Internet, buscó deportistas con algún tipo de discapacidad y encontró a un colombiano sin manos. Nos tratamos de contactar con él y se dio la oportunidad. Luego, siempre que llegaban a verme, me motivaban para regresar a los pedales: no fue fácil.

—¿Cómo se dio?

—Lo mejor que pude haber hecho después del hospital y de haber regresado a mi casa fue descansar solamente un día. Entonces, busqué qué hacer. Di con una caminadora y me puse a hacer 10 minutos. Eso lo hice día tras día. Después, me dediqué a caminar más. Finalmente, a correr, pero siempre con el gusanillo del ciclismo, hasta que lo logré.

—¿Cuánto tiempo pasó?

—Fueron meses de ver cómo me adaptaba a la bicicleta: iba a un polideportivo.

Anécdotas.

En la actualidad, este herediano está pensionado y entrena todos los días. Cuando está en temporada alta puede hacer unos 500 kilómetros a la semana y de vez en cuando descansa los lunes. “Para mí, mi familia es mi pareja, y mis dos hijos”, enfatiza.

“Cuando yo me encuentro gente joven en la carretera que creen que es nada más de pasarme por la edad o la discapacidad: ¡se equivocan! No entienden que yo me dedico a esto todos los días. Les explico, respetuosamente, porque sí se extrañan”, menciona como anécdota.

Cada mañana, al salir de su zona de confort, Leíto recibe unos 300 metros de cuestas, ya sea hacia el este o el oeste. Fotografía: Osvaldo Calderón

“A veces me tiro flores. No tanto por la discapacidad, sino por la edad porque las dos cosas combinadas y llegar a andar al paso de ellos (los élite) se siente bien. Me enorgullezco”, cuenta Solís con un nudo en la garganta.

“Hay gente que detiene el carro y me felicita. Entonces, eso a uno lo motiva. En esto ha pasado que personas en la calle me han echado el carro: no sé si lo han hecho conciente o inconcientemente y me han golpeado”.

“Otra anécdota que tengo es de una carrera de montaña. Esa vez me caí y me quebré la clavícula: fue fuerte. Quedé inconsciente. Tuvieron que llevarme a un hospital en Quepos. El trayecto para sacarme de la montaña fue fatal. Fue una de las experiencias más feillas que he tenido”.

“Algo que sí me duele fue cuando estaba tratando de clasificarme para los Juegos Paralímpicos de Londres. El último chance que tenía era en Dinamarca. Iba en el pelotón puntero. Nada más tenía que mantenerme ahí. Faltando cinco kilómetros, el resto de ciclistas se abrieron en una rotonda. Yo no. Seguí y pasé por encima a 40 y resto de kilómetros por hora”.

Por su capacidad diferente, la manivela de Leonel Solís es única en el mercado. Fotografía de archivo: Alonso Tenorio

“Aún así, todo ensangrentado y con el uniforme todo roto seguí. Me motivaba a mí mismo: ‘vamos Leo, vamos Leo’. Solo veía las luces de los motorizados a la distancia. Después de eso, pensé en el retiro”.

¿La verdad? No se hizo caso. A los meses, cuenta que Francisco Trejos, en ese entonces presidente del Comité Paralímpico le dio la oportunidad de seguir.

Se entrenó hasta lograr su sueño: competir en los Juegos Paralímpicos de Brasil.

A pesar de que en este 2020 no habrá Ruta de los Conquistadores, Leíto —conocido así en las calles de Costa Rica— la ha disputado muchas veces.

—Se dice que la Ruta de los Conquistadores es bastante exigente. ¿Cómo es hacerla en su condición?—, le pregunté.

—El no tener manos es más complicado… como que uno se desgasta más. El esfuerzo es más grande. Al final es todo un reto.

—¿Algún consejo que tenga para personas que quieran aventurarse en rutas como esas y tengan todas sus extremidades o carezcan de alguna de ellas?

—A parte de salud o de que ayuda a desestresarse, el ciclismo me ha beneficiado para salir adelante. Toda persona debería practicar deporte porque es salud, ha sido una terapia y un estilo de vida. Ojalá que los padres se comprometan a mejorar los hábitos de los hijos e inculcarles el deporte como algo cotidiano, como un estilo de vida. Que sea un arma contra los vicios. El deporte es disciplina.

***

Leonel se probó algunos cascos Abus en Ciclo Boutique. El ‘Stormchaser’ le quedó tan bien que aseguró ni sentirlo puesto. Fotografía: Osvaldo Calderón

Ciclo Boutique siempre le ha dado apoyo a ciclistas como Leonel Solís Zúñiga. El casco entregado en setiembre de 2020 es un ‘StormChaser’ (cazador de tormentas) de la marca alemana Abus.

Su gran prestigio en el mundo del ciclismo cumple los más altos estándeares de calidad. En el Tour de Francia 2020, la agrupación española Movistar Team se encargó de proteger a sus corredores con esta pieza.

Fin.

Estos son otros artículos destacados de este blog:

Repartidor de comida en bicicleta recibe kit RockBros de Ciclo Boutique

De la crisis petrolera de 1973 a la bicicleta como protagonista de más Días Mundiales sin Automóvil

Paseo triunfal en París: Pogačar con Colnago, campeones del Tour de Francia

DMT calza a Tadej Pogačar en el Tour de Francia: Leo Chacón nos los muestra

Pogacar es el anticipado campeón del Tour de Francia con una Colnago

Con bicicleta Colnago, Emirates ha ganado tres etapas del Tour de Francia

Antigua bicicleta fabricada a inicios del siglo XX en Inglaterra decora hoy una pared en San José

Cube 20 pulgadas: la bicicleta eléctrica que ‘habla’

La comida de su mamá es parte de los secretos para ganar Vuelta a Costa Rica: semblanza a Daniel Bonilla Quirós

Bicimoto y bicicleta eléctrica: ¿cómo diferenciarlas?

Mi experiencia anual en una bici eléctrica Cube incluyó viajar de noche entre San José y Cartago

Así probé Ruta de los Conquistadores con una bicicleta eléctrica Cube

¿Querían Tour de Francia? Con granizada, ciclistas ‘calientan’ en el Dauphiné

¿Qué es gravel bike? Bicicleta suiza BMC quiere rodar por toda Costa Rica

“Mi tito me enseña a andar en bicicleta”, dice niño de 5 años en su segunda lección

Posts Relacionados

Deja una respuesta