Muchos ciclistas de ruta aún se preguntan cómo se deben ajustar las calas o clics en los zapatos de carretera; si totalmente adelante, en el medio de la planta o atrás.

La ubicación de este sistema de agarre ha variado a lo largo de los últimos años gracias a los diferentes estudios biomecánicos que se han preocupado por encontrar la posición más adecuada de la cala respecto al pedal.

Antes de enumerar algunas recomendaciones prácticas para modificar la ubicación del pie en el pedal, debemos tener claro la utilidad de este elemento.

Solemos llamar o denominar calas o clics a la combinación entre pedales automáticos y cala de zapatilla. En este sistema de enganche los pedales automáticos se conectan con los zapatos a través de la cala.

El uso de clics en el ciclismo de ruta cada vez es más común entre los pedalistas aficionados. Un uso adecuado de este elemento se traduce en mayor eficiencia en la cadencia y una mejor posición sobre la bicicleta.

Sigue los siguientes consejos y aprende a colocar las calas en unas zapatillas de carretera de la mejor manera.

¿Dónde se sitúa el eje de la cala?

Hasta hace poco tiempo, el eje de la cala se instalaba a la altura de la primera articulación del primer metatarsiano; es decir, en la parte delantera de la planta de la zapatilla a la misma altura donde se encuentra el famoso ‘juanete’ del pie.

Sin embargo, el avance científico en cuanto a estudios biomecánicos fue replanteando la ubicación de la cala en la suela y ahora la nueva posición del eje de la cala que coincide con el eje del pedal, se instala en la línea media entre el ‘juanete’ y el quinto metatarsiano del dedo meñique (el hueso del dedo pequeño que sobresale en la parte exterior del pie).

Este cambio, que parece intrascendente, podría representar grandes beneficios en nuestro rendimiento deportivo.

Toma la zapatilla e instala las calas

Cuando ya tengas claro el eje de ubicación entre el juanete y el dedo meñique, toma la zapatilla, ubica una cinta en las zonas antes mencionadas y señálalas con un marcador.

Marcarlas será de gran utilidad porque podrás identificar los puntos de referencia para la instalación del sistema de enganche.

Una vez tengas los puntos marcados deberás dibujar una línea horizontal por cada marca y ubicar una línea intermedia entre ambas. Precisamente, en ese eje intermedio es donde irá el eje de la cala.

Si quieres utilizar otra estrategia de medición te recomendamos tomar una cuerda y ubicar cada extremo sobre los puntos que habías señalado con el marcador.

Una vez hayas completado este paso, busca la línea del eje longitudinal de la zapatilla que pasa por el centro del agujero ubicado en la mitad de la suela y tacha con un marcador el punto exacto por donde se cruzan la cuerda y el eje de la mitad de la zapatilla.

Esa marca será el punto de unión en el cual irá instalada la cala. Recuerda que puedes tomar una regla, ubicarla sobre el punto de unión y marcar con una pequeña línea los puntos de referencia en cada extremo de la suela.

Para ir finalizando la instalación tendrás que proceder a ubicar finalmente la cala que se va adherir al pedal.

Recuerda que en la mayoría de calas la zona que cae justo sobre el eje del pedal está marcada o sobresale en su diseño. Precisamente, esa zona que viene marcada en cada extremo de la cala es la que debe coincidir con las dos zonas que habíamos tachado con el marcador en la suela de la zapatilla.

Toma la cala y ubícala sobre la suela, inserta las arandelas de ajuste, une las líneas del eje de la cala con las líneas de los metatarsos; finalmente aprieta fuerte y disfruta de tu nuevo ajuste.

No olvides que cada pie es diferente, así que vas a tener que hacer la medición de forma individual.

Recuerda que estos consejos prácticos corresponden al ajuste neutral de una cala de zapatillas; es decir, aplica para todos los ciclistas que ejercen una cadencia de manera alineada.

Aquellos ciclistas que en medio del pedaleo posicionan las rodillas muy hacia afuera o hacia dentro, tendrán que replantear la posición de las calas respecto al eje del pedal, debido a las variaciones que sufre su cadencia.

En ese tipo de casos, lo mejor será consultar a un experto y someterse a un estudio biomecánico que pueda dar cuenta de las necesidades de una nueva ubicación del pie.

Esperamos que estos consejos básicos y prácticos te ayuden a mejorar tu cadencia y posición sobre la bici. Modifica tu cala, ánclate sobre tu máquina y empieza a disfrutar.

¡NO HAY EXCUSAS, A PEDALEAR!